¿Qué alimentación favorece la salud y la calidad de la piel?

¿Qué alimentación favorece la salud y la calidad de la piel?

Siempre lo he dicho, tu mejor rutina de belleza no siempre viene de las últimas cremas que te has comprado, también puedes tratar la hidratación, prevenir los efectos de la edad, nutrir tu piel y protegerla de los rayos solares con tu alimentación.

Lo que comemos influye en como envejecemos y como nos sentimos. Por ello, de cara a la nueva temporada te propongo acompañar tu ritual de belleza, con una alimentación sana y equilibrada para tu piel. Una alimentación que consiga aumentar la calidad de tu piel, realzando aún más tu belleza.

Una alimentación sana, pilar para la salud y calidad de la piel

Cuando hablamos de llevar una alimentación sana y equilibrada que mejore la calidad de la piel, debemos saber que es un concepto más amplio que “comer bien”, una “dieta equilibrada” o una “dieta sana”. Una alimentación dermosaludable además de incorporar o eliminar alimentos que han demostrado mejorar o empeorar la salud de la piel, engloba aspectos como la calidad de los alimentos que forman parte de la dieta, la moderación en el tamaño de las raciones, el mantenimiento del peso, la realización de ejercicio físico de forma regular, un buen descanso, una correcta hidratación y una adecuada gestión del estrés, dado que todos estos factores influyen en la calidad de la piel.

Existen muchas dietas saludables alrededor del mundo que se nutren de los alimentos típicos y de temporada y que pueden acompañarse de un estilo de vida saludable. Pero ¿cuál es la mejor dieta para conseguir mejorar la calidad de la piel? Yo te propongo empezar con la dieta más seguida en España, la dieta mediterránea, reconocida como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la UNESCO.
La dieta mediterránea es un patrón alimentario muy adecuado y asequible para la unidad familiar. Además de tener en cuenta la dieta, tiene en cuenta los factores que hemos hablado anteriormente y que tanta importancia adquieren cuando se desea mejorar la calidad de la piel.

La #DietaMediterránea 🍅, una de las dietas más beneficiosas para mejorar la salud y calidad de la piel, ¿verdad @Alimentacion_es? Clic para tuitear

¿Qué tengo que comer para mejorar la calidad de mi piel?

1. Grasas saludables.

Revisa que en tu dieta entren a formar parte grasas saludables. Aceite de oliva virgen, aguacate, frutos secos, pescado azul (salmón, boquerón, bonito, atún) y semillas de lino y sésamo, contienen ácidos grasos omega 3, 6, y 9. Está demostrado que un buen perfil de estos ácidos grasos, consiguen una piel bella y saludable, al ser componentes de las membranas de distintos tipos de células e influir en su funcionalidad. Así, nos será más fácil mantener la humedad y combatir la inflamación, disminuyendo las rojeces y el efecto de la radiación UV.

Hasta aquí hemos hablado de la calidad, pero también tenemos que tener en cuenta, la cantidad. Recuerda que la grasa es el nutriente que más calorías nos aporta por gramo, por lo que debes de tomarlas pero en cantidad moderada, manteniendo así un peso saludable.

¿Cómo introducir en tu menú grasas saludables?

  • Aliña tus ensaladas con aceite de oliva virgen extra, rico en polifenoles que contribuyen a la protección de los lípidos de la sangre, frente al daño oxidativo. Recuerda que los formatos de aceite de oliva virgen extra en spray Maeva, son perfectos al reducir el contenido en calorías del plato sin privarse de estas grasas saludables.

  • Un puñado de frutos secos, crudos y tostados a media mañana, es un tentempié sano y nutricionalmente atractivo que te aporta además de grasas saludables, vitamina E, antioxidante que además de proteger la piel de los radicales libres generados por la radiación solar, te ayuda a retener la humedad consiguiendo una piel suave.
  • Un poquito de semillas de lino en tu yogur, junto a un zumo de naranja y ciruelas secas o arándanos, una perfecta idea para aumentar las grasas saludables y añadir regularidad a tu transito intestinal.
  • Boquerones, atún, salmón son pescados que pueden enriquecer tus menús de ácidos grasos omega 3, y acompañados de una buena ensalada forman un plato equilibrado, nutritivo y muy saludable.

2. Proteínas.

Consumir alimentos ricos en proteínas dentro de una dieta equilibrada, es importante para una piel, uñas y cabello saludable. Al consumir estos alimentos nuestro organismo consigue los aminoácidos necesarios para el mantenimiento de los músculos, huesos y piel, consiguiendo que la esta permanezca suave y elástica.

La evidencia científica indica que incrementar el consumo de proteína vegetal, garbanzos, lentejas…, sobre las proteínas animales reduce la mortalidad cardiovascular y el cáncer, de ahí que las legumbres sean una saludable forma de incorporar proteínas. Las legumbres son un grupo de alimentos que además de aportar hidratos de carbono, fibra, vitaminas y minerales son una buena fuente de proteínas cuando se combinan con los cereales.

Los pescados y mariscos definen también las bondades de la dieta mediterránea. Son alimentos de alto valor nutritivo, ricos en proteínas y fácilmente digeribles. Se recomienda el consumo de pescado tres veces por semana, incorporando el pescado azul (importante por su contenido en grasa omega 3) de una a dos veces por semana.

De forma ocasional la carne roja tambén puede entrar a formar parte del menú de forma saludable. Este tipo de carne (ternera principalmente) además de ser rica en dos aminoácidos, glicina y prolina, necesarios para la formación de colágeno, contiene zinc, un mineral crucial para la formación del colágeno y también con actividad antiinflamatoria. Además contiene hierro mineral muy importante para la mujer en edad fértil.
Hoy muchas mujeres en edad fértil, presentan anemia por falta de hierro cuando las reglas son muy abundantes, presentándose síntomas de cansancio y agotamiento, que para nada te hacen sentir bella. Por ello, es imprescindible incorporar alimentos ricos en hierro en nuestra alimentación. Dado que el hierro en la carne se encuentra en forma “hemo”, de mayor absorción y biodisponibilidad que el que se encuentra en la forma vegetal “no hemo”, no hay problema en incorporar alimentos como la carne roja una vez por semana, para no caer en déficit.

En cuanto a los lácteos, no te dejes llevar por modas o por informaciones poco claras, si no padeces alergia o intolerancia a los lácteos incorpóralos a tu dieta. La leche y sus derivados son alimentos básicos, equilibrados y con una alta densidad de nutrientes, muy interesantes para la salud. Además de proteínas de algo valor biológico, hidratos de carbono (lactosa) y grasas, poseen micronutrientes como vitaminas A y D y minerales como el calcio, con una gran disponibilidad y esencial en la formación y conservación de los huesos.

La #Leche y sus derivados son alimentos básicos, equilibrados y con gran cantidad de nutrientes muy beneficiosos para la salud 🥛 Clic para tuitear

¿Cómo introducir las proteínas en tu menú?

  • Incorpora platos de legumbres tres veces a la semana, puedes cocinarlas en sopa pero también recuerda que en ensalada, además de rapidez consigues frescura y colorido en el plato. Junto a cereales consigues proteínas de primera calidad, ya que contienen los aminoácidos esenciales para nuestro organismos, al igual que la carne o el pescado.
  • Una tortilla de verduras estacionales, es una cena perfecta para cualquier ocasión. El huevo es un alimento que proporciona nutrientes esenciales como el vitaminas A, D y B12 y minerales como el selenio y el fósforo.
  • Consumiendo leche o leches fermentadas como el yogur, mi lácteo favorito. El yogur es un alimento probiótico que contienen microorganismos vivos capaces de mejorar el equilibrio de la microflora intestinal. Dado que la salud del intestino está relacionado con el aspecto de nuestra piel, este alimento es muy aconsejable en tu día a día. Elige siempre las variedades más normales, más artesanales, libres de azúcares añadidos, añade tú tu propia fruta.

3. Hidratos de carbono.

Los cereales, desterrados en algunas dietas como la paleo y festejados por dietas como la vegana, sí forman parte de una dieta dermosaludable. La clave esta en escoger variedades integrales y cuidar su preparación y ración.

Teniendo en cuenta el valor nutritivo y protector para la salud del consumo de frutas, comerlas a diario es vital dentro de una dieta dermosaludable. Ahora bien, “más no siempre es mejor”, un alto consumo puede desequilibrar la dieta y aportar muchas calorías. Te recomiendo un consumo de 2-3 piezas de frutas siendo alguna rica en vitamina C, es lo ideal para alcanzar los nutriente esenciales.

Las verduras y las hortalizas son una importante fuente de agua, vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes, siendo el consumo recomendado 2 raciones al día, lo que equivale a unos 400g, priorizando al igual que las frutas, las variedades de temporada.

Las frutas y verduras son ricas en vitamina C, que ayuda a la formación de colágeno, proteína que constituye el tejido cutáneo y le otorga sostén y consigue que el hierro de los vegetales se asimile mejor. Además, los antioxidantes contenidos en frutas y verduras pueden aportarnos beneficios a la hora de exponernos al sol. Recuerda que estas sustancias no tienen capacidad para absorber o dispersar la radiación UV por eso no son sustituibles a tu cosmético con fotoprotección y no debemos nunca olvidar su aplicación. La acción de estos antioxidantes se basa en potenciar las defensas endógenas de la piel interfiriendo en las reacciones que puedan generar radicales libres.

¿Cómo escoger los mejores hidratos de carbono o carbohidratos?

  • Elige siempre las variedades integrales en los cereales y combínalas con verduras y hortalizas.
  • Cuida la ración de frutas y dado que en nuestro país existe una gran variedad y con una gran estacionalidad, te animo a interesarte por las que están en temporada. La naturaleza no es caprichosa y nos pone a nuestro alcance los elementos nutritivos que necesitamos en cada momento.

4. Bebe agua o alternativas más saludables a la Coca-Cola o refresco embotellado, ¡las hay!

Una buena hidratación, además de saciar nuestra sed, mantiene la temperatura corporal y consigue que nuestra piel muestre un buen estado, al regular el funcionamiento de nuestras células y favorecer el transporte de los diferentes nutrientes.
El principal mecanismo de defensa del organismo ante un aumento de la temperatura corporal, es la sudoración, es por ello que durante las estaciones del año más calurosas, se hace necesario aumentar el consumo de bebidas para favorecer la ingesta total de líquidos.

¿Cómo beber más agua?

  • Si estás cansada/o de tomar agua a solas, prueba infusiones, zumos naturales o aguas frutadas. Su preparación es bien fácil, tan solo mezclar un poco de jugo de fruta, con fruta natural e hierbas aromáticas como la menta. Si eres más bien dulzona, un poquito de tu edulcorante, puede satisfacer tus caprichos, sin aumentar el valor calórico.
  • Las frutas son aliadas perfectas para combatir el calor por su alto contenido en agua. Además su consumo nos ayuda a proteger la piel del sol por su aporte extra de antioxidantes. Presenta la fruta bien bonita y atractiva, que hasta pueda competir con un buen cupcake 😉 Así te apetecerá más tomarla, muchas veces comemos por los ojos.

¿Te apuntas a la nueva rutina de belleza? Para empezar te propongo un sí a la planificación y un no a la improvisación, es algo que a mí me funciona muy bien, parece una tontería pero no lo es. Una planificación consigue comidas ricas y saludables y una actitud positiva para conseguir un estilo de vida saludable 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X