Mindfulness, me apunto a través de la belleza

Mindfulness, me apunto a través de la belleza

Seguro que has oido hablar del mindfulness o atención plena, técnica que los expertos en salud nos aconsejan por sus beneficios, hoy científicamente comprobados. Yo llevo un tiempo practicándolo, y lejos de ser algo místico, espiritual o con matiz religioso, es un método de gestión emocional sencillo de practicar, hoy integrado tanto en la medicina como en la psicología.

¿Que cómo he llegado hasta aquí? Pues fácil, en mi día a día rondaban por mi cabeza miles de pensamientos, trabajo, familia, casa… En ocasiones me dejaban sin aliento, sin control, y en ocasiones se acompañaban de despistes y cambios de humor. ¿Te suena? Desde que trabajo el mindfulness estoy aprendiendo a parar, a tomar un respiro, a centrar mi atención, y me está ayudando a tener una relación más positiva con el entorno.

Como los beneficios conseguidos de la practica del mindfulness me parecen muy interesantes, hoy te expongo un breve resumen de que es el mindfulness y cómo he conseguido a través de la belleza, poner en practica esta técnica con resultados altamente gratificantes. ¿Te animas a la lectura? ¡Empezamos!

¿Qué es el mindfulness?

Mindfulness un término que hoy cada vez gana más fuerza a la hora de conseguir una vida llena de salud y bienestar. Consiste en aplicar técnicas meditativas a problemas cotidianos. Es la meditación aplicada al aquí y ahora. Implica consciencia, presencia y aceptación, y sitúa a quien practica esta técnica en vivir el presente.

Pararme, sentir, observar, disfrutar, mejorar y beneficiarme del momento gracias al #Mindfulness 😊 Clic para tuitear

Quizás puedas pensar que elegimos prestar atención a lo que queremos en nuestro día a día pero ¿te has fijado si la mayoría de las veces te has dejado llevar por impulsos o hábitos? Vivimos con el piloto automático puesto y encima sin tiempo, y preocupadas por lo pasado o lo que pasará. Siendo más conscientes, “being mindful”, estando más atentos a lo que acontece en el momento, y tanto dentro de cada uno como fuera de nosotros mismos, puede conseguir que desarrollemos mejor el sentido del yo. 

Estar en el momento presente, no significa negar el pasado o el futuro, significa experimentar el aquí y el ahora, controlando el momento, aceptándonos y conociendo mejor cómo tenemos que actuar. Esto puede traducirse en menos estrés, más atención, conseguir manejar nuestros pensamientos hacia un lado más positivo. Luego existe una mejora de salud, al estar más protegidos de todas las enfermedades que este desencadena, que no son pocas.

Si te seduce esta técnica por su gran cantidad de beneficios pero de primeras lo sientes abstracto, inalcanzable. ¿Cómo te vas a parar tú, un momento en tu ajetreada vida? Te aconsejo tratar de darle una oportunidad a partir de simples actividades fácilmente realizables en nuestro día a día, haciéndolo más fácil y accesible. Yo lo he conseguido a través de mi ritual de belleza, te lo cuento.

Momentos mindfulness

Prestando atención a la hora de limpiar mi rostro cada día, siendo consciente, he conseguido trabajar la capacidad de enfocarme y sentir lo que estoy haciendo, y cómo lo estoy haciendo. Esto me ha permitido conseguir mejores resultados de lo que hago, y a la vez relajarme y conocerme mejor.

Así es, el momento de aplicar nuestros cosméticos es un magnifico momento mindfulness, para empezar a pensar en pararnos un momento y conseguir dos objetivos:

  1. Beneficiarnos de una buena limpieza en la mañana y en la noche. Un paso importante a la hora de conseguir una piel sana.
  2. Aprovechar el momento para sentir con precisión qué está sucediendo en cada momento.

¿Cómo realizar una limpieza de tu rostro, “being mindful”?

  1. Aplica tu limpiador sobre tu rostro y masajea suave y lentamente, ofrécete una oportunidad para sentirlo en tu piel. Pon en ON todos tus sentidos, pero en lugar de de tratar de analizar lo que está sucediendo disfruta del momento.
  2. Trata tu rostro con delicadeza, con gestos de cariño. Son muchas las veces que aplicamos nuestros cosméticos sin más objetivo que depositar el producto. Y además la prisa a veces se traduce en gesto brusco, gesto con más presión de la necesaria.
  3. Toma aire y trata de soltarlo lo más lentamente posible, a la vez que vas dejando tus músculos cada vez más relajados.
  4. Con una esponja suave o muselina de algodón impregnada en agua templada, retira el limpiador con gestos suaves.
  5. Percibe y aprecia los sentimientos que afloran en este momento, y disfruta de ellos.
  6. Mírate en estos momentos al espejo, conócete mejor, conseguirás sacar tu mejor yo.

¿Lo mejor tras días de entrenamiento?

He tenido buenas ideas, como lo oyes, he tendido tiempo, he ido con pausa y en la ducha me han venido ideas a poner en practica. Dejar la mente libre, da vía a que las ideas fluyan.

A la vez, aprender a parar y centrar tu atención, te da más tiempo para observar más puntos de vista. Dos buenas razones ¿no? 😉

Conclusión

Coincido con los expertos y me apunto a los beneficios del mindfulness, pararse a trabajar la atención y conciencia plena es bueno para la salud y el alma.

¿Te apuntas a un momento beauty mindfulness? ¡Me encantaría que me comentases tus primeras impresiones si lo pones en práctica! 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X