Cereales integrales, no todos iguales

Cereales integrales, no todos iguales

Leo un artículo en la revista Time sobre los cereales integrales que me ha parecido interesante comentar en este espacio, donde tanto nos gusta hablar de belleza y nutrición. Habla de los beneficios para la salud que se atribuyen muchos cereales integrales, y que no cumplen. Como creo que te puede ayudar a conseguir un alimentación más sana y esto se reflejará en tu piel, ¡te lo cuento!

Empecemos hablando de los cereales integrales, aquellos que contienen el grano completo, ¿Son mejores que los cereales refinados? Si, los cereales enteros, integrales, son más saludables, contienen el salvado, el endospermo y el germen que te aporta vitaminas, fitonutrientes y antioxidantes. Los cereales refinados han perdido su salvado y germen, perdiendo así su contenido en fibra y también nutrientes. Nutrientes que aunque en baja proporción en el conjunto de la dieta, donde todo suma, pueden ser interesantes.

Que la fibra presente en los cereales es un componente importante en nuestra dieta, es bien conocido. La fibra de los cereales ha demostrado su utilidad para prevenir o controlar el sobrepeso, pero también se ha posicionado como nutriente clave en enfermedades como el estreñimiento, la diabetes, el colesterol, el cáncer de colon… De ahí, que los expertos y asociaciones médicas recomienden a la población elegir alimentos con cereales integrales ricos en fibra. Alimentos que contienen fibra “no soluble”, con múltiples beneficios: ofrecen saciedad, nos aportan energía y mejoran uno de los síntomas más frecuentes en la población, el estreñimiento.

Todos los beneficios que señalan para la salud los cereales integrales ¿son ciertos?

El artículo empieza contando una verdadera realidad. Cuando estás decidida/o a incluir fibra en tu dieta, empiezas incorporando pan integral, una forma rápida y deliciosa hoy día de incorporar cereales integrales y conseguir sus beneficios.

El pan que compramos diariamente, no indica que es bueno para la salud, pero son muchas las ocasiones en las que el panadero te cuenta sus beneficios: “este pan te hace ir al baño”, “este pan es lo mejor para el colesterol”, “este pan cuida tu línea”. Si eliges tomar cereales de desayuno o panes tipo crackers, en su embalaje encontrarás claims o alegaciones de salud, que te indican los beneficios. Y por eso, cuando vas a comprarlos, te fijas en su envase y en su etiquetado nutricional, tratando de encontrar “cereales integrales” “granos enteros” “alto contenido en fibra”.

Tanto con el pan de la panadería como con el de los cereales debemos ser más realistas, informarnos mejor para comprar mejor, y revisar las alegaciones, el panadero y el marketing pueden hacernos creer algo que no es cierto. ¿Por qué? Porque a veces con tener tan solo una pequeña cantidad de cereales integrales, el panadero y el envase lo manifiestan. Cuando la verdadera concentración en fibra es ínfima, e imposible de ejercer algún efecto diferente a un cereal refinado. No todos los proveedores son igual de “legales” y advierten abiertamente su porcentaje en cereales integrales.

Pero no todo es fácil para la industria, ¿por qué? porque incluir 100% de cereales integrales supone incluir el grano entero del cereal, es decir el salvado, la harina y el germen. ¿El problema? El interior del grano contiene ácidos grasos que son fácilmente enranciables, que podrían estropear el producto. Por eso es más fácil para una empresa utilizar una harina refinada y añadir salvado, o solo una pequeña cantidad de granos enteros, que incluir el 100% del grano entero. La cuestión es que no estarías consiguiendo las mismas propiedades nutricionales.

¿Que ocurre con el consumidor? Que cree que está tomando más fibra, y puede estar pensando que está cuidando la salud, e incluso puede descuidar la ingesta de otros alimentos ricos en fibra, cuando no es cierto.

¿Cómo saber si estás tomando de verdad cereales integrales?

Para saber si estamos tomando de verdad cereales integrales, así como para poder realizar una buena elección, el artículo nos detalla 5 cosas interesante que debes saber:

01. Que el etiquetado nos diga que tiene cereales enteros, no es gran cosa, busca más

El alimento puede contener granos enteros, pero solo un pequeño porcentaje, siendo el resto harinas refinadas. Harinas que no contienen los mismos nutrientes y fibra que sus granos de partida. Si descuidamos su ración por pensar que este alimento es más saludable y nos beneficia, puede contribuir a aumentar peso, y a modificar parámetros bioquímicos, como el azúcar.

Si el producto señala que está hecho a partir de granos enteros, difícil de conseguir como señala el artículo, y totalmente de acuerdo por lo que hemos comentado anteriormente, comprobarlo es fácil. Tan solo tienes que mirar su etiquetado nutricional y ver en que posición ocupa la palabra cereales integrales. En alimentación pasa como en cosmética los ingredientes mayoritarios encabezan la lista.

02. Manipulación de los granos

Un grano de cereal modificado (refinado, molido) puede alterar sus propiedades, las del alimento y tu salud. Un grano tamizado y expuesto al aire, es más fácilmente enranciable y sus vitaminas y fitonutrientes pueden ser oxidados.

A la vez la respuesta de tu organismo es diferente si el grano esta entero o molido. Así se pone de manifiesto en un estudio, que revela que niños obesos que reciben avena sin refinar presentan unos niveles de azúcar más estables y están más saciados que niños que recibieron avena instantánea.

¿Mi recomendación? Además de elegir cereales no molidos, insistirte en la necesidad de comer despacio y masticar bien los alimentos para conseguir una mejor digestión y un mejor control de la cantidad que estamos ingiriendo.

La #Fibra es uno de los componentes esenciales en nuestra dieta, consúmela en granos de cereales enteros, ¡es mejor y más saludable! 🥖 Clic para tuitear

03. Las alegaciones de la fibra pueden conducirte a engaño

Los expertos a nivel nutricional aconsejamos el consumo de cereales integrales para aumentar la cantidad de fibra en la dieta y aprovechar sus beneficios. Es cierto que en muchos casos el consumo de cereales enteros contiene más fibra, hecho saludable, pero en otros alimentos no se utilizan del todo cereales enteros y se le adiciona fibra en forma de celulosa para poder resaltar la alegación “rico en fibra”. Sería fibra, sí, pero estoy totalmente de acuerdo con el estudio, no es equivalente.

04. “Multicereales”, una palabra de moda

Hoy está de moda la palabra “multicereal”, parece como si significara más fibra y más valor. Y no, la palabra multicereal solo nos indica la utilización de más de un cereal, pero ojo, no nos indica si los granos son enteros, molidos, y si son más o menos nutricionales que un cereal a solas. Algunos podrán ser y otros no, por lo que valorar más aspectos, puede conseguir que tu elección sea más saludable.

05. No todos los alimentos que contienen cereales integrales enteros son buenos

Así es, puede que el alimento contenga granos de cereales integrales enteros, pero si se acompaña de grasa saturada modificada, alto contenido en azúcar o alto contenido en sal, creo que la fibra es mejor tomarla de otra manera, como la procedente de frutas y verduras 😉

¿La opinión de Modesta?

Que un alimento nos indique en su embalaje que es mejor para ti, no significa que sea bueno para ti, tenlo en mente. Cuando compres pan integral o cereales, asegúrate de contengan granos enteros, y vigila que no contengan ni azúcar, ni grasa sin tu saberlo. Recuerda también vigilar las calorías de los cereales, aunque sean integrales, en el conjunto de la dieta, todo cuenta.

Bienvenidos son todos tu comentarios, y magnífico sería que compartieras el artículo 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X