Con las manos mojadas frota el champú hasta obtener una fina espuma y deposítala sobre la raíz del cabello previamente mojado. Recuerda que la temperatura del agua no debe ser ni muy fría ni muy caliente para una mejor formación de espuma.

Masajea suavemente disfrutando el momento y enjuaga bien. En realidad, es una manera muy clásica, usando una pastilla pero no de jabón, si no de champú.

Combínalo con nuestro H06 Acondicionador Sólido para un mejor resultado.

Desde Modesta Cassinello te recordamos la importancia de mantener nuestros sólidos en un lugar fresco y seco, y qué mejor para ello que nuestra Jabonera de madera de olivo.