Cómo tratar una quemadura solar

Cómo tratar una quemadura solar

Las campañas de concienciación sobre la importancia de protegerse frente al sol durante estos últimos años, nos han convencido. Hoy todos conocemos el peligro de las radiaciones ultravioleta (tanto la UVA como la UVB), radiaciones que pueden causar daños en nuestra piel, desde envejecimiento prematuro hasta riesgo de desarrollar cáncer de piel.

Esto no quiere decir que tengamos que vivir de espaldas al sol, ya que ejerce sobre nuestro organismo una influencia positiva. La luz solar es nuestra gran fuente de vitamina D, reduce la presión arterial y nos aporta bienestar al propiciar un aumento de la serotonina. Lo que quiero decir es que debemos cuidar nuestra piel como el tejido más preciado. Y debemos de tener mucha prudencia, dado que la consecuencia de las imprudencias son las quemaduras solares, importante factor de riesgo para el desarrollo de algunos tipos de cáncer de piel, especialmente el melanoma.

Los profesionales de la salud no dejaremos de repetir “con el sol no te la jueges” “sólo tienes una piel, protégela del daño solar”, mientras que se sigan dando casos de quemaduras por el sol todos los veranos, en adultos, niños y también bebés. Aplicaciones incorrectas, falta u olvido en la reaplicación del protector solar, baños interminables…son las causas más frecuentes. Si te has quemado, o quieres aprender a actuar cuando aparece una quemadura, te invito a la lectura de este post.

¡Con el sol no te la juegues! Debemos proteger nuestra #Piel ante la radiación solar ☀️ Clic para tuitear

¿Qué hacer ante una quemadura solar?

Actuar desde el primer momento es clave

En el momento en el que notes alguna zona del cuerpo incómoda, con calor excesivo, retírate rápidamente del sol y ponte a la sombra en un lugar bien protegido. No esperes a observar un eritema o edema para retirarte, porque vas tarde. El eritema y el edema puede que no aparezcan tan pronto, tardan de unas 3 a 5 horas. Esperar a observar un enrojecimiento, es una gran imprudencia, en cuanto lo intuyas debes retirarte. Te animo a que compartas tus síntomas con la gente que te acompaña, ante el sol todas las pieles son frágiles y más aún si son niños.

Darte un baño de agua fría o aplicar compresas frías en la zona, es una forma de rebajar la temperatura. Te recomiendo mejor baño a ducha para evitar la presión del agua en la piel. Y no te recomiendo aplicar agua muy fría aunque te apetezca. El agua muy fría sobre una quemadura puede empeorarla, recuerda que el frío intenso también quema y esa zona esta bastante debilitada.

Una vez enfriada la zona, ve aplicando aguas termales y una hidratante ligera, no untuosa. Las cremas untuosas en un principio pueden retener más el calor, y empeorar la zona. Los sprays de agua termal ricos en minerales antioxidantes como el selenio te ayudarán a rebajar la inflamación. Además, su poder calmante y antioxidante conseguirá empezar a trabajar en la zona, rebajando la irritación e inflamación.

Cuida tu piel de las quemaduras solares.

Las mejores cremas que puedes aplicar son las llamadas after-sun. En las farmacias las recomendamos y las ofrecemos todos los años junto a un fotoprotector. Y no es porque queramos vender más, es porque queremos darte lo mejor. Los after-sun están formulados especialmente para hidratar, regenerar la piel de los daños provocados por la radiación UV, calmar y refrescar la zona. Todo ello con una textura ligera, y de fácil y rápida absorción.

Si eres más partidaria de la cosmética natural, un gel de aloe vera bien formulado, por su textura gel y su poder antiinflamatorio puede ser una gran ayuda. La que decidas, debes aplicarlas varias veces al día hasta calmar y conseguir regenerar la zona.

Después de la ducha vístete cómoda, con prendas de algodón ligeras y no apretadas, y trata de descansar, tu cuerpo te lo agradecerá. Dormir es también muy importante en estos momento y puede ayudarte, dado que durante el sueño aumentan los niveles de melatonina, hormona del sueño que trabaja reparando los daños causados por el sol en la piel.

No apliques tratamientos que promuevan una regeneración celular, hasta que tengas regenerada la piel. Exfoliantes, AHA y retinoles deben esperar.

Si aparecen ampollas, si tienes fiebre y/o gran malestar, puede que la lesión sea moderada o grave. No dudes en acudir a un centro de salud, quizás sea necesario una medicación: analgésicos, antihistamínicos, corticoides… El medico es el profesional más capacitado, observando la lesión te indicará como iniciar y continuar tu tratamiento.

Importante comer bien

Como la alimentación es una herramienta que te puede ayudar a combatir la inflamación y a mejorar el estado de salud, te recomiendo comer bien estos días. Componentes presentes en los alimentos como ácidos grasos omega-3, vitaminas y minerales, antioxidantes o flavonoides, tienen efectos sobre la inflamación.

Aunque ninguno de los nutrientes contenidos en los alimentos resolverá el cuadro inflamatorio, si puede acelerar la recuperación y frenar su progreso.

Cuando os nombro muchas veces estos nutrientes que los identificáis rápidamente en un comprimido podrías pensar “¿y si me tomo un comprimido?” Yo te recomiendo mejor en su forma original y dentro de un patrón alimentario mediterráneo, conseguirás el máximo beneficio.

¿Y dónde buscar estos nutrientes antiinflamatorios? En nuestros mercados. Busca los alimentos frescos y de temporada: frutas, verduras, legumbres, pescados, huevos, lácteos fermentados, cereales integrales… Los alimentos de temporada son alimentos que más te ayudarán a mejorar el cuadro inflamatorio que produce una quemadura solar.

Los #AlimentosDeTemporada ayudan a combatir la inflamación y mejorar el estado de salud 🤒 Clic para tuitear

¿La opinión de Modesta?

Haz que tus días de sol y relax se conviertan en un momento de disfrute y salud. Una actitud responsable y proactiva a la hora de tomar el sol, no solo te va a ayudar a envejecer más tarde y mejor, también puede salvarte la vida.

Recuerda que no existe la protección total, por eso te recomiendo cuidar las horas de exposición, evitar el sol de mediodía y buscar un protector solar indicado para tu tipo de piel con una textura que te guste aplicar y se generosa. Además de tu protector solar apuesta por prendas como sombreros, camisetas, sombrillas…

Aplica los fotoprotectores unos 20 minutos antes de la exposición y renueva cada dos horas sin olvidar zonas como nariz, orejas, cuello y labios. La sombra tu aliada, puede reducir la incidencia de la radiación UV en un 50-95%. Renueva cada año tu protector solar, su caducidad no es lo mismo que consumo recomendado, tras 12 meses desde el primer uso no existe garantía de eficacia ni seguridad

Y no podría despedirme hoy desde este espacio en el que tanto nos gusta la belleza y la salud del rostro, sin recordarte que la piel dañada por el sol origina las llamadas manchas de la edad. Unas manchas que para nada nos gustan, porque rompen la uniformidad de nuestro rostro, pero que tratan de protegernos de continuas emisiones de radiación UV. Manchas que nos advierten que no debemos tomar más el sol. Por ello, si deseas un rostro uniforme, cuídate y protégete bien del sol siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X