Cómo cuidar un cuero cabelludo sensible

Los síntomas del cuero cabelludo sensible son algo diferentes a los de la piel sensible del rostro. Entre estos síntomas podemos observar enrojecimiento, ardor, hormigueo, prurito (picor), dolor..., aunque los más frecuentes son el enrojecimiento y el prurito, siendo el eritema el síntoma más difícil de observar.

Si presentas alguno de estos signos es importante que prestes atención a todos los factores que pueden influir de alguna manera en que tengas un cuero cabelludo sensible, y comiences a crear un ritual para el cuidado del cabello con cosméticos y gestos que puedan ayudarte a mejorar este problema. Si el problema persiste la visita a un especialista es siempre aconsejable.

¿Cuáles son los factores que influyen en un cuero cabelludo sensible?

Los principales factores que hacen que el cuero cabelludo se irrite, se enrojezca e incluso presente prurito son: la polución, las emociones, los cosméticos, las altas temperaturas y la alimentación.

Polución

Hoy somos más conscientes de las agresiones que sufre nuestro cabello por la contaminación. Los hidrocarburos aromáticos policíclicos son un riesgo para la salud y la belleza de nuestro cuero cabelludo y cabello.

En ciudades con altos niveles de contaminación las partículas contaminantes pueden depositarse en el cuero cabelludo, causando daños oxidativos y provocando picor y sequedad. Y si añadimos la radiación ultravioleta la cosa empeora..., el cabello dañado por el sol se deshidrata rápidamente se vuelve más quebradizo y se muestra encrespado y apagado, aún más vulnerable a estas partículas.

Por eso en ciudades con altos niveles de contaminación es muy recomendable  una buena y correcta limpieza frecuente del cabello con un buen champú, evitando que estas partículas se acumulen. Y no te preocupes por lavar tu cabello las veces que sea necesario con un champú formulado para ello, evitarás que estas partículas se acumulen e irriten el cuero cabelludo.

Cuero cabelludo irritado

Emociones

El papel que el sistema nervioso juega sobre el cabello es cada vez más reconocido, por lo que una buena gestión del estrés y un descanso adecuado pueden conseguir mucho por tu cabello.

El estrés provoca una modificación en los niveles de una hormona, el cortisol, que provoca que los folículos pasen antes a la fase de caída sin completar su fase de crecimiento. Un estrés continuado también provoca una mala microcirculación a nivel del folículo piloso, una situación mantenida origina pérdida de densidad y debilidad.

Cosméticos

Los cosméticos utilizados para el cuidado del cabello pueden en ocasiones irritar el cuero cabelludo. No es bien conocido cómo los componentes de los cosméticos pueden desencadenar estas reacciones alérgicas, pero sí se sabe que está relacionado con unas células T del sistema inmune y una proteína llamada CD1a. ¿Qué podemos hacer? Buscar cosméticos que te permitan reequilibrar el cuero cabelludo y te ofrezcan un lavado suave y eficaz, evitando al máximo los perfumes y sustancias tensoactivas con alto poder de detergencia.

Nuestros champús están formulados para combinar con champús de tratamiento para cueros cabelludos sensibles y también para utilizarlos entre crisis, además de una alta tolerancia, están formulados sin fenoxietanol, parabenos, siliconas, sin colorantes ni perfumes.

¿Nuestra recomendación? El Champú brillo y vitalidad H03 sin perfume y formulado con ingredientes reparadores como el aceite de oliva, y con una base lavante suave que limpiará el cuero cabelludo y cabello de forma más respetuosa.

Temperatura

La temperatura del agua de la ducha puede ser determinante en tu salud capilar. El agua muy caliente puede irritar y deshidratar el cuero cabelludo, base de un cabello sano.

¿La temperatura ideal? Una temperatura similar a la del cuerpo, es decir, unos 36 ºC. La temperatura de la ducha junto a un lavado correcto del cabello son claves a la hora de cuidar un cuero cabelludo sensible.

Alimentación

Tu pelo al igual que tu piel y salud necesita que te alimentes bien. Hoy sabemos que existen alimentos ricos en nutrientes antioxidantes, grasas saludables, vitaminas y minerales que pueden conseguir un mejor aspecto a tu cuero cabelludo y cabello.

Pero no existen evidencias de que un alimentos específico posea un efecto concreto. En la belleza de tu cabello, es el conjunto de la dieta el que consigue beneficios.

¿Y cuál es la dieta con evidencia más sólida y consistente en salud? Nuestra dieta mediterránea un patrón alimentario equilibrado, variado y moderado, al que acompaña siempre un estilo de vida activo y saludable.

Una dieta rica en alimentos poco procesados, frescos y de temporada, en la que predomina el consumo de verduras, los cereales de grano entero, las legumbres, los frutos secos y las frutas. Dieta en la que existe un moderado consumo de lácteos, pescado, huevos y carne y que promueve el uso de aceite de oliva como la principal fuente grasa culinaria, que aportará sabor a todos los platos que conformen tu mesa. En definitiva una dieta que te va a aportar todos los elementos nutritivos indispensables para el crecimiento del cabello.

Y recuerda, el picor del cuero cabelludo como también en la piel, está relacionado directamente con el rascado. A mayor rascado, mayor picor, aumentando el riesgo de lesiones. Un buen manejo de todos estos factores y unos buenos cuidados, la clave de un cuero cabelludo sensible, pero sano y sin el molesto picor.

Espero que todos estos consejos te resulten útiles y no olvides que siempre puedes escribirnos un comentario o un mensaje privado a hola@modestacassinello.com para cualquier duda o información adicional.

    Dejar un comentario

    Todos los comentarios son revisados antes de ser publicados