No permitas que la falta de tiempo te haga comer mal

No permitas que la falta de tiempo te haga comer mal

Como he terminado tarde del trabajo, me tomo rápidamente cualquier cosa y ¡listo! Esta frase planteada por muchos en alguna ocasión, es una realidad constante en estos últimos tiempos y creo que es el comienzo de comer mal. El exceso de trabajo, la falta de tiempo en tareas programadas, los imprevistos…, hacen que en muchas ocasiones acabemos comiendo mal. En definitiva, nos agobiamos con el tiempo, y a la vez nos invade la pereza por nuestro cansancio.

Son días de agotamiento físico y emocional en los que desearíamos tener la comida o cena preparada ¿verdad? Por eso, cuando en el supermercado nos ofrecen estos productos que en un abrir y cerrar los ojos están listos, #YaTeComo, que poseen un embalaje en el que puedes comer y así no tener que limpiar más tarde, y un packaging atractivo que te hace pensar que es saludable por la cantidad de colores, nos tientan y nos convencen a comprarlos, este es el trabajo del marketing en el supermercado.

¿Qué hay de malo en los productos precocinados y rápidos?

¿El problema de estos productos? Ninguno, si son de consumo puntual, tu dieta no la marca una sola comida, como siempre hemos hablado en este blog, sino el conjunto de varios días. Además, dado que todos estos productos han pasado una serie de controles sanitarios, no esta en mí menospreciarlos en ningún sentido, tan solo darte mi modesta opinión.

¿Entonces, porqué lo relacionas a comer mal? Mi opinión es que cuando el consumo de estos productos empieza a no ser puntual, pueden aparecer desequilibrios en la dieta. Trabajar por incluir otra variedad de productos que conseguirán que te sientas mejor, más animado y con más fuerzas para afrontar lo siguiente.

¿Por qué se relaciona el precocinado con comer mal?

Porque estos productos no nos dan lo que creo que necesitamos en estos momentos de exceso de trabajo, ni nutricionalmente, ni mentalmente. En momentos en los que necesitamos que nuestro cuerpo responda, ya sea ejercicio o tarea mental, necesitamos alimentarnos muy bien, necesitamos alimentos frescos de gran riqueza en vitaminas, agua, fibra, minerales, antioxidantes, grasas saludables, proteínas animales y vegetales…, que nos mantengan saciados y consigan calmar nuestra ansiedad, a esto lo llamo comer bien.

Para encontrarnos mejor y no comer mal, también tenemos que hacer un esfuerzo y parar, desconectar. No creo que un producto que se prepare fácil, se coma rápido y no se tenga que limpiar, lo consiga. Para mí lo que consiguen estos #YaTeComo es casi “anestesiarte”, solucionar una necesidad básica de la manera más fácil, no permitiéndote tomar tiempo para el acto de comer, el tiempo necesario para que la comida nos siente mejor y que nuestro organismo pueda rebajar nuestra ansiedad. Y sí, como no lo consiguen, es por lo que al momento pueden empezar de nuevo las gana de picar, porque has comido rápido y mal.

Para mí, la hora a la que como es menos importante que llevar una dieta saludable, rica en nutrientes y con un aporte adecuado en calorías. Si llegas a casa con mucha ansiedad, primero prepara un snack saludable: unas zanahorias cortadas, un zumo de tomate…, y mientras preparas tu comida tratando de rebajar la tensión del día.

¿Qué puedo hacer para comer mejor esos días de estrés y prisas?

Párate a pensar un momento y sé sincero, ¿vas con prisas y estrés más días de los que vas tranquilo? Si es así, hay que asumirlo. Debemos mentalizarnos de que hoy el hecho de acabar tarde en el trabajo, no es puntual, que ocurre con más frecuencia de la que a veces podemos pensar y que tenemos que trabajar para adaptar mejor nuestras comidas a nuestro ritmo de vida, así conseguiremos dejar de comer mal, para comer mejor y conseguir estar más tranquilos.

Si te toca trabajar hasta las tantas empieza a adaptar tus comidas, #ComerSaludable es mejor 🥗 Clic para tuitear

Empezar a pensar que no importa comer media hora antes, que medía hora después, es un gran paso que nos ayudará mentalmente a elegir productos más elaborados (que necesiten en lugar de segundos, minutos).

¿Y para ello que necesitas? Para ello necesitas tener en casa alimentos “medio preparados” con los que rápidamente puedas montar un plato, en donde aparezcan alimentos frescos llenos de nutrientes saludables, y se aleje de ese comer mal del que hablábamos.

Los grandes chefs en televisión hoy preparan ricos, nutritivos y completos platos en cuestión de minutos. Puedes pensar que esto es imposible, yo también lo he llegado a pensar, pero me he puesto hacerlo y lo he conseguido, ¿cómo?, ¿cuándo? Lo he conseguido planificando todos los ingredientes de mi plato y cuando lo he realizado unas 3-4 veces, dependiendo de la dificultad, es cuando he conseguido llegar al equilibrio entre elaboración y tiempo.

Para ponértelo aún más fácil, te dejo un listado de esos platos más saludables de los que hablo y con los que creo que dejarás de comer mal esos días de estrés y prisas.

Ideas para comer rápido pero comer bien

  • Tener cocida una o dos raciones de pasta en la nevera, con las que preparar una ensalada.
  • Comprar bolsas de mix de lechugas para combinar.
  • Utilizar legumbres cocidas, muy socorridas a la hora de sopa o ensalada.
  • Tener en casa frutos secos y semillas para rociar por encima de tus platos aumentando su valor nutricional.
  • Tener a mano caldos preparados que en unos minutos logres montar una sopa.
  • Tener congelado un pan rico en cereales con el que preparar una rica tosta: atún, salmón, jamón o huevo se pueden combinar con una selección de vegetales y un toque de grasas saludables como la del salmón.
  • Pescado congelado que puedes sacar de momento y preparar.
  • Cocinar más cantidad los fines de semana y congelar para los días que sabes que no vas a contar con mucho tiempo
  • Utilizar utensilios de cocina como Lékué, diseñado para hacerte la vida más fácil y sana como hablamos en este post.

Hoy podemos y tenemos que decidir qué comer, y recuerda que una buena decisión es importante, después de todo, somos lo que comemos. Sólo con dedicar algo de tiempo a pensar y planificar tu compra, te será mucho más fácil resolver esas comidas rápidas que pasarán de comer mal a comer saludable 🙂

 

Imágen destacada: Creditos Sonja Langford

Deja una respuesta

Tu dirección de email no será publicada

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X