¿Cómo afecta la menopausia al cabello?

La menopausia es un proceso fisiológico de marcada relevancia en la vida de la mujer definido como la suspensión permanente de la menstruación. Durante este periodo se producen cambios significativos en los niveles hormonales que impactan en el estado de su piel y también en el estado de su cabello.

Estos cambios empiezan generalmente de forma suave entre los 45 y 55 años, un año antes de que oficialmente llegue la menopausia, periodo que se conoce como climaterio o perimenopausia.

Al inicio, los cambios son casi imperceptibles y se pueden asociar a un mal día, como ocurre cuando baja la regla (periodo durante el cual también caen los niveles de estrógenos y esto hace que el cabello se muestre con menos cuerpo). Pero pasados unos meses, un déficit más acusado en la producción de hormonas femeninas, concretamente estrógenos y progesterona, hacen que los cambios sean más evidentes, apareciendo un cabello más fino, más frágil y apagado.

Si bien la función principal de los estrógenos es la regulación del ciclo menstrual, la amplia variedad de síntomas que irrumpen durante la menopausia demuestra los variados y profundos efectos en todo el organismo.

En la piel y en el cabello los estrógenos poseen una influencia decisiva en el grosor, su hidratación, su pigmentación, su contenido en sebo y en el envejecimiento.

¿Cómo afecta la menopausia al estado del cuero cabelludo y cabello? 

1. Alteración del ciclo capilar

El 80% de la actividad del folículo piloso está controlada por hormonas. La caída de estrógenos hace que el efecto de los andrógenos se haga más visible.

Durante el ciclo del cabello, la fase anágena o de crecimiento se reduce y la fase telógena o de caída se prolonga, lo que produce una miniaturización de los folículos. Se empieza a percibir un cabello más fino, zonas más despobladas principalmente en la parte superior y las entradas y una mayor fragilidad.

Ciclo capilar

Los cambios que se producen en la mujer durante esta etapa en muchas ocasiones generan estrés y aunque el estrés no puede producir una alopecia androgenética, sí puede elevar más los niveles de andrógenos pudiendo empeorar aún más la caída del cabello. Si se produce una caída por estrés, esta durará el tiempo que mantengas esta situación, pero después el cabello volverá a crecer.

2. Desequilibrio hídrico de la piel y modificaciones en su contenido mineral

Este desequilibrio afecta a la estructura capilar y al cuero cabelludo, mostrándose este más sensible y menos protegido ante agresores ambientales como la radiación UV, la contaminación... Este hecho debe tenerse en cuenta a la hora de los cuidados y los procesos de coloración y estilismo a los que en esta etapa se somete al cabello.

3. Disminución en el contenido lipídico

Esta disminución hace que los cornecitos no estén bien compactados y sus uniones no estén bien construidas. El resultado es un cuero cabelludo seco incluso con descamación. El cabello también se observa más seco, más opaco incluso frágil y más propenso a la rotura.

4. Glicación del colágeno

El saco colagénico que está situado alrededor del folículo piloso sufre una glicación, una reacción de la glucosa sanguínea con las fibras de colágeno. Esta reacción espontánea además de provocar un deterioro del entorno del folículo y una disminución del anclaje del cabello a su estructura, lleva a la pérdida de componentes del cuero cabelludo claves para proteger, hidratar y reponer los nutrientes necesarios para el crecimiento del cabello.

¿Resultado? El cabello se vuelve más corto, más débil y menos pigmentado. Esta glicación del colágeno se va produciendo lentamente con la edad.

5. Reducción de las células madre

En la parte inferior del folículo piloso existen células madres que son las responsables de la regeneración del folículo piloso al terminar la fase telógena. Esta reducción va acompañada de la edad y hace que el cabello se vuelva cada vez más fino, percibiéndose menor densidad.

Síntomas visibles

  • Es más difícil de llevar el cabello largo, no crece lo que solía.
  • La raya se hace más ancha y se clarea, zonas más despobladas y unas entradas más visibles.
  • El cuero cabelludo se vuelve más seco y sensible.
  • El cabello se afina y cambia su textura al observarse paulativamente mayor cantidad de cabello canoso.

    ¿Cómo cuidar el cabello en la menopausia?

    Ofreciendo a tu cabello en cada momento lo que necesita, los efectos negativos por la falta de estrógenos con la menopausia será menores.

    1. Limpieza

    Lava tu cabello con cosméticos respetuosos con el cuero cabelludo y el entorno del folículo, que refuercen y protejan el cabello para mantenerlo sano y fuerte.

    Te recomendamos champús con agentes limpiadores medios especialmente diseñados para el tratamiento de cabellos secos como H02 Champú Reparador o H03 Champú Brillo y Vitalidad. Dos fórmulas muy respetuosas con el cuero cabelludo y cabello. Contiene agentes limpiadores delicados pero efectivos junto a ingredientes activos procedente de las algas pardas, vinagre de frutas mediterráneas, aceite de oliva, miel y jalea real, para ofrecer a tu cabello suavidad, protección y brillo.


    Cómo lavar el cabello es también importante, por ello te recomendamos prestar especial atención a este momento. Es importante emulsionar bien el champú antes de aplicar sobre la raíz y masajear el cuero cabelludo de forma suave. Vigila la temperatura de la ducha sobre todo los meses de frío, poner una temperatura muy elevada puede alterar el entorno del folículo piloso.

    Los calores súbitos "sofocos" que aparecen durante la menopausia pueden generar picores puntuales e intensos. Esto se debe a que el sudor es rico en urea, un álcali que sube el pH. Para mitigar estos molestos picores solo tienes que lavar el cabello. Un lavado rápido con cosméticos con pH adaptado restaurarán el pH y eliminaran las molestias.

    El descenso en los niveles de estrógenos puede hacer más visible como hemos comentado anteriormente los niveles de andrógenos, pudiendo aumentar en algunos casos la producción de sebo. Limpiar de forma efectiva y respetuosa el cuero cabelludo es mantener un microbioma correcto y evitar fenómenos descamativos e irritativos. H07 Champú con sal marina es el champú indicado para ello. Es un novedoso tratamiento que ofrece bienestar a tu cuero cabelludo, además de aportar luz y cuerpo a tu cabello.

    2. Prevención

    Desde Modesta Cassinello siempre decimos que el acondicionado del cabello no es un paso negociable, te recomendamos aplicar acondicionador o mascarilla, un tratamiento este último más potente, siempre después de aplicar tu champú.

    Acondiciona sobre los medios y las puntas consiguiendo así suavidad sin perder volumen. Evitarás un daño añadido por la acción de la radiación solar y contaminación, principales productores de radicales libres causantes de daños en el cabello y envejecimiento en el cuero cabelludo.

    Si tienes el pelo muy fino y evitas el acondicionador o si tienes el pelo grueso y seco y quieres un extra, no dejes de probar H08 Bruma acondicionadora sin aclarado después de secar tu cabello. H08 Bruma acondicionadora, sus ingredientes activos recuperan la integridad de la fibra capilar mejorando el encrespamiento y devolviendo al cabello los parámetros que tanto nos gusta observar, resistencia, suavidad y brillo.

    Todos nuestros acondicionadores y mascarillas proporcionan activos hidratantes y nutritivos con propiedades demostradas para suavizar el cabello frágil y quebradizo. Te ayudarán con el peinado evitando molestos enredos y te calmarán el encrespamiento producido por la deshidratación. Nuestras fórmulas muy pensadas para suavizar, proteger y resaltar el brillo sin perder volumen ni ensuciar el cabello.

    3. Belleza

    Busca el mejor corte y peinado para tu cabello en esta etapa. En cuanto a la coloración, recuerda que los procesos reiterados como la coloración permanente, en la que se utilizan agentes oxidativos, provocan el envejecimiento del cuero cabelludo por un desgaste celular.

    Este desgaste se observa aún más en cueros cabelludos sensibles, pudiendo además alterar su crecimiento por una modificación del su ciclo vital. Hoy existen unas coloraciones semi-permantentes con barros que ofrecen muy buen resultado, y son  una muy buena opción para todas las mujeres con un cuero cabelludo sensible que desean seguir manteniendo su color.

    4. Estilo de vida

    Te aconsejamos seguir un modelo de alimentación mediterránea como parte de un estilo de vida saludable. Todos los micronutrientes que el cabello necesita para crecer fuerte y sano están incluidos en nuestra aclamada Dieta Mediterránea.

    Una dieta:

    • Rica en alimentos poco procesados, frescos y de temporada, en la que predomine el consumo de vegetales, los cereales de grano entero, las legumbres, los frutos secos y las frutas.
    • En la que existen un consumo de lácteos, ¡ojo! que los estamos eliminando y son una fuente de calcio biodisponible muy buena. Si te sienta mal la leche puedes recurrir a los formatos fermentados como el yogur y el kéfir llenos además de microorganismos beneficiosos para una microbiota saludable.
    • Donde se incluye el pescado, los huevos y la carne ofreciéndote unos niveles adecuados de hierro, zinc, cobre y selenio.
    • Que promueve el uso de aceite de oliva virgen como principal fuente de grasa culinaria y el agua como principal bebida.

    Esta dieta nos ayudará a mantener los niveles óptimos de vitaminas y minerales y antioxidantes que confieren estabilidad y vitalidad al folículo piloso y al cabello, muy importantes para hacer frente a todos los cambios fisiológicos que irrumpen durante la perimenopausia y menopausia. 

    ¿Puede ser beneficioso algún suplemento durante esta etapa?

    La suplementación durante esta etapa puede estar aconsejada en momentos puntuales, el déficit de algunas vitaminas como la vitamina D y de minerales como el hierro se asocian a caída del cabello. También si haces mucho deporte y sudas mucho, puede existir perdida de minerales con el sudor y favorecer la caída.

    La suplementación con isoflavonas de soja también puede estar aconsejada, al ser fitoestrógenos, es decir sustancias vegetales con actividad estrogénica, se unen a los receptores beta estrogénicos mejorando síntomas durante este proceso. Si minimizamos todos los síntomas durante esta etapa nos encontraremos mejor, por lo que comeremos mejor y nos moveremos más.

    Si percibes una caída que se alarga en el tiempo no dudes en visitar a tu médico especialista dermatólogo, es el profesional mejor formado en temas de cabello y te aconsejará la mejor suplementación o medicación si fuera necesario.

    Espero haberte ayudado a comprender y reconocer los síntomas que aparecen durante esta etapa en la mujer y conseguir hacerles frente mejor.

    Modesta

    1 comentario

    Muchas gracias Modesta por tus explicaciones y por acordarte de esta etapa de la mujer que tan poco se habla y se nos forma, tenemos tantos cambios que todo lo que ayude a comprendernos es de agradecer.
    Uso tus productos todos los días, los voy cambiando según el pelo necesita y he notado un cambio notable. Muchas gracias por pensar en nosotras.
    Inma

    Inmaculada 21 noviembre, 2022

    Dejar un comentario

    Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados