Cómo cuidar tu cabello en invierno

Ahora que los días son más fríos es un buen momento para repasar nuestro ritual para el cuidado del cabello asegurándonos un cabello hidratado, suave y lleno de luz.

Nuestro ritual capilar

1. Prepara tu cabello

    Antes de proceder al lavado cepilla el cabello. Este gesto además de ayudarte a eliminar los enredos y eliminar los residuos de productos de acabado, polución..., mejora la distribución de la grasa. La reparte uniformemente desde la raíz hasta las puntas consiguiendo una mejor limpieza al utilizar el champú.

    2. Aplica tu champú

    Humedece bien el cabello con agua tibia, después aplica tu champú masajeándolo sobre el cuero cabelludo, insistiendo en la zona de la nuca y los laterales, y dejando que el resto del cabello se limpie conforme se desliza el producto.

    Hay días que vamos con prisa, pero es muy importante lavar bien el cabello, incluso hacer doble lavado. El primero quitará todos los restos de suciedad y acumulación, mientras que  el segundo penetrará mejor en la raíz y limpiará tu cabello en profundidad.

    Y no te olvides de acondicionarlo, usa un acondicionador de uso diario y una vez por semana una mascarilla para conseguir una hidratación extra. Eso sí déjalo el tiempo indicado, y aprovecha esos minutos para lavar tu body ;)

    Como consejo, puedes peinar el cabello cuando apliques tu acondicionador o mascarilla con un cepillo especial para pelo mojado como los de Tangle Teezer, el resultado será mucho mejor.

    3. Sécalo con cuidado

    Primero con toalla, sin frotar, el secado debe ser muy delicado. La fibra capilar está más hinchada en este momento y es más vulnerable.

    Luego puedes utilizar secador. Hoy hay secadores inteligentes como el de Dyson que controla la temperatura a la que sale el aire para causar el menos daño posible en tu cabello.

    4. Cuida tus puntas

    Si quieres doble hidratación en tus puntas nuestro consejo es aplicar el acondicionador antes del lavado, o un aceite y/o sérum después de secar el cabello para suavizar aún más los largos y puntas.

    5. Protégelo de la radiación solar y de la contaminación

    Protege tu cabello de la radiación y la contaminación al igual que lo haces con tu rostro. La radiación solar y partículas contaminantes del aire se adhieren al cuero cabelludo y al cabello causando daños en su capa protectora, haciendo que tengamos un cuero cabelludo irritado, un cabello más debilitado, mayor sensación de suciedad y ausencia de brillo.

    La recuperación pasa por cepillados para activar la microcirculación y eliminar residuos, y lavados de forma frecuente con champús que contengan agentes limpiadores suaves junto a activos que limpien pero que a la vez respeten la capa protectora del cabello, la cutícula.

    Nuestros champús están indicados para lavar el cabello todos los días si es necesario, ya que poseen una selección de ingredientes con un alto porcentaje de ingredientes naturales que limpian y cuidan tu cuero cabelludo y cabello para que muestre su mejor versión.

    6. Accesorios sí, pero...

    Los accesorios para el cabello son siempre una buena idea, te darán ese toque chic que complementará tu look diario. Pero no utilices complementos muy tirantes ni con mucha presión y nunca sobre el cabello húmedo, ya que de esta manera puedes debilitar e incluso dañar tu cabello.

    7. Come bien

    Conseguir un cabello bonito, suave y fuerte, no solo basta con la utilización de cosméticos que lo protejan y lo reparen de los factores externos (sol, polución...) e internos (envejecimiento) que le afectan diariamente. Adoptar una dieta variada, equilibrada en nutrientes y moderada en energía, además de un estilo de vida saludable, es clave para conseguir pelazo.

    8. Controla el estrés

    Afortunadamente las mujeres somos menos propensas que los hombres a la caída del cabello, pero el estrés pueden causar una caída en el mismo. Este provoca una modificación en los niveles de cortisol, provocando que los folículos pasen antes a la fase de caída.

    Por ello, además de una buena alimentación, un buen descanso y una gestión del estrés es importante

    Leave a comment

    All comments are moderated before being published